La Importancia del Ahorro como clave del Éxito Finaciero

Vamos a explicar por qué el ahorro es clave del éxito financiero, en el siguiente ejemplo, un ejemplo en el cual vamos a calcular cual es el ahorro que tendríamos acumulado según la edad en la que comencemos a ahorrar cuando lleguemos a nuestra edad de retiro.

En el siguiente ejemplo vamos a suponer que vamos a ahorrar mensualmente la cantidad de 200 euros. Vamos a suponer también que nuestro ahorro va a ser remunerado con un tipo de interes nominal igual al 1,5% anual. Esto será lo que el banco nos pague por el dinero ahorrado en una cuenta de ahorros o en un depósito.

Vamos a hacer los cálculos para diferentes fechas de inicio del ahorro a partir de los 20 años, 30, 40, o 50 años.

Si comenzáramos ahorrar la cantidad de 200 euros y recibiendo un tipo de interés del 1,5% desde los 20 años y hasta los 60 años, obtendríamos la cantidad de ciento treinta y un mil 430 euros. Es una cantidad significativa, y es una cantidad que conseguimos únicamente ahorrando 200 euros mensuales.

Si comenzáramos nuestro plan de ahorro a los 30 años, y hasta los 60 años, con un tipo de interés del 1,5% alcanzaríamos la cantidad de 90 mil 800 59 euros. Observen que partiendo diez años después a nuestro primer ejemplo, la cantidad acumulada entre el ahorro más los intereses capitalizados, es significativamente inferior a la que obtendríamos si comenzáramos a los veinte años. Son más de 40 mil euros de diferencia, casi la mitad de lo que hoy obtendríamos empezando a ahorra a los 30 años.

Si nuestro plan de ahorro, si nuestra disciplina de ahorro comenzará cuando tuviésemos 40 años y hasta los 60 años, también ahorrando 200 euros al 1,5% la cantidad acumulada sería igual al nivel de 55 mil 937 euros. Muchísimo menos de la mitad de la que obtendríamos si comenzáramos a los 20 años, y casi la mitad también de lo que obtendríamos si empezáramos a ahorrar diez años antes.

Para finalizar esta parte del ejemplo, si comenzáramos a acumular ahorros, a ahorrar en una cuenta de ahorros o depósito a partir de los 50 años y hasta los 60 años la cantidad de 200 euros al 1,5% anual, la cantidad de dinero que tendríamos acumulada sería igual a 25 mil 800 76 euros. Realmente una cantidad que, aunque importante, no es tan significativa como si hubiésemos comenzado nuestra disciplina de ahorro antes.

El ahorro es importante porque, aunque sacrifica consumo presente, sí que con ahorros, con un capital acumulado, con una masa crítica de dinero, podemos hacer cosas en la vida que de otra forma no podríamos hacer, o tendríamos que acudir a créditos para realizar o llevar a cabo determinadas compras que otra forma, si no es a través del ahorro es a través de créditos, no las podríamos llevar a cabo.

Muchas personas hipotecan su vida literalmente cuando pide prestado al banco el dinero necesario para comprar una casa o para comprar un coche, porque son activos que no te generan ingresos de dinero, pero que si generan egresos de dinero.

Es lo que Robert Kiyosaki ha llamado la carrera de la rata, trabajar toda la vida para pagar esos créditos y nunca trabajar para lograr la libertad financiera.

Cuando comenzamos nuestra disciplina de ahorro, en el fondo, lo que estamos es buscando la libertad financiera, en este caso lo que estamos buscando es retirarnos anticipadamente a los 60 años. Todos sabemos que en países desarrollados o en países emergentes la edad promedio de jubilación oscila entre los 65 y los 67 años.

ahorrar para la jubilacion

Para aquellos que tenemos menos de 40 años, probablemente cuando lleguemos a nuestra edad de retiro esa jubilación desde el punto de vista legal, oscilará entre los 70 y los 75 años. Lógicamente no es una edad de jubilación que se me hace atractiva, se me hace mucho mejor ponernos la meta a través de un plan de ahorro, a través de la disciplina del ahorro, reunir el capital suficiente para mantener o incluso aumentar nuestra calidad de vida.

Por ser un ahorro, seria un capital adicional al que ya hemos acumulado en nuestra cuenta de jubilación, por lo tanto es un dinero que tendremos allí para no reducir, para no ver deteriorado nuestro estilo de vida o para jubilarnos antes.

En el fondo, el objetivo principal de todos, deberia ser retirase antes, porque poderse retirar antes de llegar a la edad legal de jubilación, cuando todavía somos jóvenes, cuando todavía podemos disfrutar de la vida, ese debería ser nuestro objetivo principal desde el punto de vista financiero y por supuesto la herramienta del ahorro es una herramienta que nos puede llevar a lograr esa meta.

Continuando con nuestro ejemplo, ahora ya no vamos a observar la edad a la cual comenzamos a ahorrar si no los tipos de interéses que comenzamos a recibir. Es decir vamos a ver cómo a medida que aumenta el tipo de interés que recibimos por nuestros ahorros aumenta significativamente la cantidad de capital que vamos a acumular cuando lleguemos a esa edad de retiro que nos hemos propuesto como meta.

En nuestro primer ejemplo, qué es uno en el cual ahorramos 200 euros desde los 30 años y hasta los 60 años, un ahorro por el cual estamos recibiendo el 1,5% como en nuestro primer ejemplo. Ahorrando de esta forma y con este tipo de interés, alcanzaríamos un capital igual a noventa mil ochocientos cincuenta y nueve dolares. Será un capital interesante pero observen lo que pasa cuando aumentamos el rendimiento desde 1,5% hasta el 2%. Si ahorrasemos durante 30 años 200 euros, desde los 30 hasta los 60 años, pero recibiendo un interés igual al 2%, es decir, apenas medio punto porcentual, solamente 50 puntos básicos más, solamente aumentando hasta el 2 por ciento de rendimiento anual el capital acumulado cuanto tengamos 60 años será igual al 98 mil 545 euros. Es un 8 por ciento más de capital que el que alcanzaríamos ahorrando con un tipo de interes del 1,5%.

Ahora, si el rendimiento de nuestros ahorros aumentará desde el 2% y hasta el 3% el capital que llegaríamos a acumular seria igual a ciento dieciseis mil quinientos cuarenta y siete dolares. Obviamente para llegar a este calculo he utilizado la tasa de interés compuesta porque estamos suponiendo que todo lo que estamos ahorrando lo estamos manteniendo y lo estamos capitalizando.

Es decir, que los intereses que genera este capital los estamos recapitalizando y en esa medida los intereses se convierten en un nuevo capital y sobre ese nuevo capital se generan nuevos intereses. En términos simples cuando pasamos de un 2% a un 3% estamos aumentando en un 18% la cantidad de dinero que recibimos al momento de retirarnos.

ahorro periódico y constante

Una cantidad significativamente superior a si recibiesemos unicamente el 2% de remuneración por nuestra cuenta de ahorros o por nuestros depósitos.

Ahora, si la remuneración que vamos a recibir es una igual al 5%, es decir, un 2% más que el 3 por ciento, si aumentamos el rendimiento desde el 3 hasta el 5% la cantidad de capital que vamos acumular cuando lleguemos a nuestra edad propuesta de retiro, hasta nuestra meta anticipada de retiro, será igual ciento sesenta y seis mil cuatrocientos cincuenta y dos euros, será 43% superior a la cantidad que alcanzaríamos únicamente obteniendo un rendimiento del 3 por ciento.

Muchas personas creen que simplemente con ahorrar una cantidad determinada mes a mes a mes y metiéndolo en la cuenta de depósito o en la cuenta de ahorros, ya con eso están garantizando un buen rendimiento.

Muy pocas personas se esfuerzan realmente por obtener rendimientos más atractivos, no se enteran que durante un largo periodo de tiempo un cambio muy pequeño en el rendimiento significa cambios grandes en la cantidad de capital acumulada. Y sin embargo a pesar de que el ahorro es un hábito saludable, a pesar de que el ahorro nos genera hábitos y una disciplina que a largo plazo es muy rentable, realmente no conseguimos nada con simplemente hacer lo que acabamos de mencionar, sacrificar consumo presente y meter ese dinero al banco para ahorrar obteniendo un bajísimo retorno por nuestro dinero.

Es mucho más inteligente si nosotros, más temprano que tarde, transformamos el ahorro en inversión, porque a través de la inversión como lo vamos a ver más adelante, es a través del proceso de inversión y a través de mejorar la forma en que obtenemos rendimientos en los mercados de capitales, es la única forma en la que podremos ver crecer rápidamente nuestro patrimonio, es la única forma en la que podremos dar saltos cuánticos en nuestra calidad de vida y en nuestro estilo de vida.

En el siguiente ejemplo, será uno en el cual vamos a acumular capital ahorrando 200 euros mensuales, desde los 30 años y hasta los 60 años, pero esta vez no vamos ahorrar, esta vez no vamos simplemente a sacrificar consumo presente para meterlo al banco y que sea el banco el que trabajé nuestro dinero y el que obtenga los beneficios de invertir ese dinero, y que por hacerlo simplemente nos pague esta miseria.

Eso no es lo que vamos a hacer, ahora vamos a suponer que en lugar de ahorrar lo que vamos a hacer es invertir, vamos a iniciar un proceso de inversión, vamos a formarnos, vamos a capacitarnos, y vamos a ir a los mercados con el fin de obtener rendimientos superiores.

En este caso para nuestro primer ejemplo vamos a suponer que nuestro retorno año a año, de un año hasta otro año, va a ser igual al 10%, es decir, que si iniciaramos en el año 2013 con 100 euros, vamos a terminar el 2013 con 110 euros y eso significará que hemos obtenido un rendimiento del diez por ciento. Si desde los 30 años y hasta los 60 años comenzamos a ahorrar 200 euros, pero en lugar de meterlos en una cuenta de ahorros o en una cuenta depósito, vamos a meter esos 200 euros mensualmente a una cuenta con un agente de bolsa o broker, y ese dinero que estamos acumulando lo vamos a utilizar para invertir, ese es el supuesto principal, y que el resultado de nuestras inversiones es igual al 10% anual, esa sera la valorización todos los años año a año desde los 30 hasta los 60 años.

Observen que desde los 30 y hasta los 60 años, invirtiendo, ganandonos el 10%, ahorrando 200 euros, y esos 200 euros reinvirtiendolos en nuestra cuenta el broker, para obtener cuando lleguemos hasta la edad de retiro, vamos a acumular una cantidad igual a 452.097 euros. Esta cantidad es muy superior a la que obtendríamos ahorrando, esta cantidad es muy superior a la que obtendríamos simplemente metiendo nuestro dinero al banco, y eso lo saben los bancos.

ahorrar para jubilarte

Lo que hacen los bancos es simplemente captar nuestro dinero, pagarnos un bajísimo tipo de interés pero ese dinero no salen corriendo a prestarlo, ese dinero lo utilizan los bancos para comprar acciones, para comprar bonos, para invertir en el mercado forex, para invertir en el mercado de divisas, y a través de esas inversiones ellos obtienen rendimientos.

Pero el producto de esos beneficios ellos no lo comparten con nosotros, ellos se lo quedan y únicamente nos pagan las migajas. En el fondo cuando estamos ahorrando lo que nos estamos es apoyando en la supuesta seguridad de una cuenta de depósito para no asumir nosotros mismos riesgos, y para no tener que tomar decisiones de inversión.

No queremos capacitarnos, la neurona la tenemos cobijada y no queremos asumir riesgos, pero estamos haciendo, estamos entregándole, nuestro dinero a otro para que invierta por nosotros y sea otro el que se vuelva rico.

Siguiendo con nuestro ejemplo, vamos a suponer que pasamos de un rectorno igual al 10%, a un retorno del 15%, es decir, únicamente un 5% más al de nuestro ejemplo original. y Ganandonos un 15%, ahorrando 200 euros mensuales desde los 30 y hasta los 60 años, y obteniendo un rendimiento igual al 15%, acumulariamos un capital igual a 1.384.656 euros, es decir, cuando llegasemos a nuestra edad de retiro ya seremos millonarios, pero observen que fuimos millonarios a partir de un ahorro muy pequeño.

A mí lo que me gustaria dejar bastante claro es que 200 euros es una cantidad muy baja, es una cantidad que no se me hace descabellada, y es una cantidad que la mayoría de los que trabajamos podemos ahorrar mes a mes a mes. Si únicamente nos ganamos mil euros o mil euros, podemos trabajar la costumbre de no vivir completamente con esos mil euros o con los mil euros, sino tratar, hacer el esfuerzo, hacer la disciplina y formar el habito de ahorrar 200 euros.

Aunque éste es simplemente un ejemplo, podrían ser también 100 euros o 50 euros. El hecho es formar el hábito del ahorro. Es un hábito que todos podemos lograr, que todos podemos construir, pero ese habito de ahorro transformado en inversión puede lograr resultados sorprendentes.

Ahora pasemos a un ejemplo en el cual ya pasamos de ganarnos el 15% a un 20% en los mercados. Si ganasemos durante 30 años desde los 30 hasta los 60 años, ahorrando 200 euros mensuales, y recapitalizando esos intereses de los rendimientos y reinvirtiendolos nuestra cuenta de broker, alcanzaríamos una cifra de 4.595.567 euros.

Serian saltos cuánticos en nuestra calidad de vida, sería un salto significativo en nuestro estilo de vida, y por supuesto alcanzar esta cifra de dinero lograra que nos retiremos muy pronto, y que ya no sea a los 60 años sino que podríamos anticipar ese retiro hasta los 40, 50 o incluso hasta los 35 años.

Si pasásemos ahora a una cifra mucho más atractiva de rendimiento, es decir, es lo que nos vamos a ganar cada año, de un año a otro el 25 por ciento, y 25 por ciento, y el 25 por ciento, desde los 30 y los 60 años, si esta vez nos ganaramos el 25% hasta los 60 años ahorrando 200 euros, obtendríamos una cifra de 16 millones de euros, es una cifra espectacular, es una cifra que logicamente nos va a comprar la libertad financiera, la libertad que nos ofrece el dinero es la posibilidad de hacer con nuestro tiempo lo que se nos dé la gana, dedicarle nuestro tiempo a lo que realmente importa, a los hijos, a nuestra esposa, a la familia, irnos de vacaciones cuando se nos dé la gana, hacer lo que se nos dé la gana, eso es libertad financiera y la libertad financiera únicamente se construye a través del ahorro como disciplina y como hábito y transformando ese ahorro en inversión, porque únicamente invirtiendo nosotros mismos nuestro propio dinero, formandonos, y capacitándonos para tomar mejores decisiones de inversión, y no simplemente trasladarle delegarle esa responsabilidad a otro, únicamente haciéndolo de esta forma es que lograremos esta en libertad financiera. Uno de los recuerdos más agradables que conservó del momento en el cual comencé hacer negocios, y que paradójicamente no tiene nada que ver con la bolsa es un día en el cual mi jefe nos dice algunos colegas que su suegro estaba vendiendo un coche, de determinado modelo y de terminada marca.

Casualmente un amigo mío estaba interesado en comprar un automóvil con idénticas características. Yo llevaba ahorrando ya dos años, y tenía acumulados en mi cuenta de banco cerca de 20 mil euros. Inmediatamente mi jefe nos comento eso, yo busqué en internet para saber a cómo se estaban negociando ese tipo de coches, de ese modelo y de esa marca. Encontré que en promedio ese tipo de coches se estaban vendiendo en un rango entre los 15 mil y los 17 mil euros.

El suegro de mi jefe lo estaba vendiendo a 12 mil euros. Yo lo conocía, yo sabía que él era una persona rica y que era muy probable que ese automóvil estuviese en perfectas condiciones. Inmediatamente le dije a mi jefe que se lo compraba, inmediatamente también le llamé a mi amigo y le dije que se lo vendía. Observén que estuve ante una gran oportunidad, pero era una gran oportunidad que no hubiese podido aprovechar si no hubiese tenido el ahorro necesario, si no hubiese ahorrado con disciplina la cantidad necesaria para comprar el automóvil e inmediatamente venderlo.

Yo finalmente se lo vendi a mi amigo por 15 mil euros, sí lo compre al suegro de mi jefe por 12 mil y en el intermedio gane tres mil euros. Fue un negocio muy bonito, fue mi primer negocio, pero fue un negocio que me hizo entender dos cosas: la primera, que la suerte solamente la podamos aprovechar cuando estamos preparados para beneficiarnos de ella, cuando nos hemos educado y preparado para tomarla.

La segunda cosa importante que aprendí, es que muy dificilmente lograria rápidamente las metas que me había propuesto simplemente ahorrando a través de una cuenta de ahorros, o a traves de un depósito en un banco. Si yo quería alcanzar rápidamente las metas que ya me había propuesto deberia empezar a hacer negocios, deberia aprender a hacer negocios, debería aprender a invertir en el mercado de capitales, ya sea a través de acciones, de materias primas o de divisas, o deberia aprender también a hacer negocios en el mercado inmobiliario, o a hacer cualquier tipo de negocios como en este caso con automóviles. Esta es la reflexión principal: aunque el ahorro nos genera hábitos saludables, nos genera la cultura y la disciplina necesaria para acumular el capital necesario para hacer negocios, mal haríamos simplemente con quedarnos en la cultura del ahorro.

Rápidamente debemos transformar el ahorro en inversión, el ahorro en hacer negocios, porque si simplemente estamos guardando el dinero en un banco y ganandonos unos intereses que no son lo suficientemente altos para llegar hasta el lugar hasta el cual queremos llegar, pues definitivamente no será una decisión inteligente. Lógicamente con este tipo de interés no llegaremos a ninguna parte, pero si tomamos el control de nuestras finanzas, sí creamos el hábito saludable de ahorrar, la disciplina para acumular capital, y más temprano que tarde transformamos el ahorro en inversión, llegaremos muy, muy lejos en nuestra situación financiera, alcanzaremos metas que ni siquiera alcanzariamos en nuestros sueños más anhelados.

El ahorro transformado en inversión nos permite llevar a cabo saltos cuánticos en nuestra calidad de vida, en nuestro estilo de vida, y por supuesto en el de nuestra familia.

También llegaron aquí buscando:

  • exito en ahorro

Estaremos encantados de escucharte!

      Dejar comentario