¿Cuáles son las mejores carnes para barbacoas?

Bueno, hoy hace buen tiempo. ¿No estaría bien hacer una barbacoa? Perfecto, ¿pero qué carnes debo utilizar para hacerla bien? ¿Cuáles son los mejores cortes? Y además, ¿en qué cantidad debo comprarla? 

Estas cuestiones y otras más las veremos a continuación en este artículo. Pero rápido, porque el clima puede cambiar y hay que ponerse a cocinar.

La fiesta de la carne

Desde tiempos inmemoriales, las barbacoas son para compartir. Surgen en nuestros comienzos en las cavernas, donde una carne asada al fuego era una verdadera fiesta que se celebraba hasta con danzas. 

Esto ha quedado en nuestro inconsciente y el prender unas brasas ya hace que nuestro cuerpo se prepare a disfrutar. La compañía y la buena comida hacen de las barbacoas (o parrilladas) un momento inolvidable compartido con amigos y familiares.

Pero bueno, nadie nace sabiendo y el arte de asar una carne lleva un poco de práctica. Vamos a comenzar por el principio, que es saber qué cortes de carne se pueden utilizar en una barbacoa. Luego, te daremos algunos otros consejos que te ayudarán a ser el as de las parrillas.

carne para barbacoa

Qué carnes se pueden asar en la barbacoa

Cerdo

Algo que no falla y es muy barato es el cerdo. Además, tiene la ventaja de que podemos aprovechar casi todos los cortes. 

Debido a que tiene grasa entreverada en la carne, siempre queda jugoso y suave. Es una excelente opción que disfrutan todos y no debe faltar en tu parrillada.

Respecto a los cortes que podemos utilizar, los más famosos son el costillar y la panceta de cerdo blanco. La panceta, por ejemplo, la puedes cortar en trozos pequeños y servirla como entrante. Es un platillo delicioso que todos alabarán.

Las costillas con barbacoa no se quedan atrás. El costillar de cerdo bien adobado y con una salsa barbacoa es un clásico que siempre es bien recibido.

Si podemos gastar un poco más, el cerdo ibérico es un manjar. En ese caso, los mejores cortes son el secreto y la presa

La presa la podemos hacer entera, en un solo trozo. A medida que avanzamos en la cocción, la podemos filetear más adelante. También algunos suelen hacer al revés y filetearla desde el principio, pasándolas rápido por la parrilla. Son gustos del cocinero.

Hay que ponerlos al fuego hasta que queden crujientes y listo, a disfrutar.

el cerdo, una de las mejores carnes para barbacoas

Un consejo es que evitemos las carnes que no tienen mucha grasa. Si bien son cortes que para otras comidas son ideales y muy preciados, para las barbacoas necesitamos que tengan grasa, así no quedan secos. Es el caso del lomo o el solomillo. 

No son buenos para la parrilla. Van a quedar muy secos y eso le quitará la jugosidad.

Chorizos criollos blancos y chorizos frescos son otras formas de poner cerdo a la parrilla. Son ideales como un entrante y siempre se pueden comer en forma de choripan.

Por otro lado, no hay que olvidarse de las morcillas, las salchichas frescas y las chistorras. Todo esto puede ser un gran complemento para nuestra barbacoa y ayuda a que haya para todos los gustos.

Los pinchitos morunos son también una forma de dar comienzo a lo grande a nuestra parrillada. ¿Te animas a preparar algunos?

Vacuno o res

Aquí ya estamos por hablar de palabras mayores. La carne de ternera es la estrella de las barbacoas y la que se sirve como plato principal en casi todos lados.

Entre los cortes que más se utilizan está la tira de costilla, que en Argentina se denomina asado de tira. Aquí se le dice churrasco desde siempre, pero tiene un corte diferente al asado de tira.

Si buscamos una opción más económica, podemos utilizar también la aguja y la espaldilla. Tienen la ventaja de que son cortes muy jugosos y siempre saldrán bien con la cantidad de brasa correcta.

No podemos dejar afuera los cortes grandes, como el chuletón, el entrecot o la entraña. Son los cortes más pedidos, y por su tamaño salen jugosos casi siempre. 

Al chuletón, muchos lo separan del hueso y lo filetean. Y los más fanáticos de la carne pueden pedir comerse uno entero ellos solos.

carne de ternera

La entraña y el vacío, que son cortes argentinos, tienen cada día más aceptación. Su ventaja es la jugosidad y la facilidad que tienen para asarse. Acompañarlos con un buen chimichurri o una salsa barbacoa siempre es una excelente idea.

Cordero

El cordero es una carne que se suele asar entera. Generalmente se utiliza una estaca y se lo va girando sobre el fuego. 

Pero las chuletas de cordero lechal tanto del costillar como las de pierna, son un plato que se está sirviendo mucho en las barbacoas. Al ser una carne muy grasa, es perfecta para hacer a la brasa. De esta forma salen jugosas y con un sabor muy propio.

Pollo

Otra variedad de carne que podemos echar a las brasas es el pollo. A casi todas las personas les gusta y su sabor cuando se cocina a la parrilla es exquisito.

Hay que saber adobarlo para que no pierda jugosidad. Puedes preparar un adobo con ajo, un poco de mantequilla, jugo de limón y mostaza. Cada tanto le pasas esto con un pincel y obtendrás una carne suave y deliciosa.

No te recomendamos utilizar las supremas o pechugas sin hueso, debido a que suelen salir secas. Es mejor asar los cuartos traseros que tienen más grasa y salen más sabrosos. 

Sin embargo, si a las supremas le aplicas el adobo que te recomendamos, raramente saldrán sin jugo o duras.

Dónde comprar la carne para la parrillada

Si vas al supermercado, encontrarás bandejas de carne con distintos precios y algo de variedad. Pero qué puede haber en esas bandejas no te lo puede decir nadie.

A la vista se pueden ver bien, pero al abrirlas nos podemos llevar una sorpresa que nos hizo gastar tiempo y dinero. 

Por eso, como recomendación, te decimos que vayas a tu carnicero de confianza. Con él podrás hablar de qué tamaño de barbacoa pretendes hacer y qué carnes te conviene llevar. 

Si le avisas con tiempo, quizás te pueda separar los mejores cortes antes de que se los lleven otros clientes. Asador precavido vale por dos.

Qué cantidad de carne debo comprar para una barbacoa

Esta es una pregunta crucial, ya que el exceso significa desperdicio y la falta implica comensales disgustados y hambrientos. 

Existe, sin embargo, una ley no escrita que puede servirnos de guía en este dilema. Se calcula que por cada adulto hay que comprar unos 500 grs. de carne y por cada niño unos 250 grs.

Ahora bien, hay que tener cuidado en que dentro de esa cantidad también hayamos contado los entrantes (chorizos, chistorras, panceta, salchichas, etc.). De lo contrario, nos sobrará mucho y habremos gastado de más.

Otros consejos para que tu barbacoa sea un éxito

  • Un poco de verduras a la parrilla nunca están demás y quedan exquisitas. Y siempre habrá un comensal vegetariano que te lo agradecerá. Los pimientos y las cebollas quedan estupendas.
  • Calcular siempre un poco más. Aunque te dijimos la regla de los 500 grs., siempre cuenta a 1 o 2 comensales más. Porque nunca se sabe si vendrá un novio de las hijas o un vecino atraído por el olor de tu barbacoa.
  • No quedarse sin fuego es algo imprescindible. Si vas a utilizar carbón, calcula un kilo de carbón por cada kilo de carne que vayas a asar. Aquí te explicamos como encender adecuadamente una barbacoa de carbón.
  • Sacar la carne de la nevera una hora antes. Así saldrá mejor y largará los jugos que le dan sabor.
  • No salar la carne antes. Muchos le ponen sal antes de echar la carne a la parrilla, pero esto absorbe el jugo de la misma y la seca. Antes de darla vuelta le puedes echar un poco y el resto antes de servirla.

Esperamos que con estos consejos te haya quedado claro cómo puedes armar tu parrillada y cuáles son los mejores cortes para hacer una barbacoa. Pero apúrate, antes que el sol se esconda.

Deja un comentario