¿Cómo se puede reducir el consumo energético del día a día?

Con la vuelta a la rutina tras el verano, llegan también los días que se hacen más cortos y las primeras olas -aunque tímidas- de frío. La primera que se resiente es la factura de luz, agua y gas, que comienza a subir en la mayoría de hogares.

¿Cómo reducir el consumo energético?Sigue leyendo los siguientes consejos:

1. Comparar tarifas de luz y gas

Lo primero que hay que hacer para empezar a ahorrar en consumo energético es informarse sobre las tarifas que aplican las diferentes compañías. Para ello, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia tiene abierta una web donde se pueden comparar las tarifas de gas y electricidad a partir de diferentes variables (en qué zona es el hogar, ¿cuál es el consumo actual aproximado, etc.) . En España, actualmente hay unas 100 empresas que comercializan energía eléctrica, y unos ochenta lo hacen con el gas; es decir, de opciones para comparar tarifas hay un montón, adaptables a las situaciones de cada uno.

2. Analizar si trae cuenta contratar la limitación horaria de electricidad

Aunque no todos los consumidores lo saben, actualmente las compañías eléctricas cuentan con la opción -totalmente gratuita y disponible en todas las compañías- de aplicar en la tarifa existente una modalidad de limitación horaria. Esta modalidad diferencia dos franjas horarias, cada una con un precio por el consumo eléctrico muy diferente. En la franja de horas valle, que en horario de invierno es de 10 de la noche a 12 del mediodía, el precio de la electricidad -fijando en el precio voluntario para el pequeño consumidor-es un 56% más barato . Por el contrario, en la franja de horas punta, que va de 12 del mediodía a 10 de la noche, cuesta un 21% más.

Como los hábitos de consumo en cada casa son diferentes, se debe evaluar si esta es una opción eficiente para la economía familiar. Las recomendaciones de los consumidores que contratan esta modalidad de tarifa es programar los turnos de lavadora, lavavajillas y secadora en las horas valle, para así ahorrarse más del doble de lo que se pagaría si se ponen en marcha en las horas punta.

3. Pedir un bono social

Una de las opciones para algunas familias para reducir el gasto en el consumo de electricidad es aplicar el bono social; se trata de un descuento del 25% de la factura que se aplica a los hogares que tengan todos los miembros en paro, que sean familias monoparentales o numerosas o que tengan más de 60 años y cobren pensiones mínimas de jubilación. Asimismo, el bono social se aplica de manera automática en aquellos hogares donde la potencia de consumo es igual o menor a 3 kW.

Hay que decir, sin embargo, que el bono social sólo se aplica a los usuarios de determinadas compañías eléctricas, si bien las principales comercializadoras sí forman parte de esta lista. Para saber la información detallada y poder solicitar el bono social, hay que entrar en la web Energiajusta.org/bo-social.

4. Cuidar el funcionamiento de la nevera

La nevera es uno de los electrodomésticos que más hay que tener en cuenta a la hora de pagar la factura porque en la gran mayoría de casos funciona las 24 horas del día, con el gasto energético que ello conlleva. Por ello, es importante seguir varios consejos para mejorar la eficiencia energética. Un consejo es poner el refrigerador a 5 ° y el congelador a -18 °, porque es la mejor temperatura para mantener los alimentos frescos sin gastar excesiva energía; otro es evitar poner comida caliente en el frigorífico para que al hacerlo el refrigerador gasta más energía para el esfuerzo extra que tiene que hacer para poder volver a la temperatura indicada.

También se aconseja descongelar la nevera cada cierto tiempo. De esta manera, se deshace el hielo que se pueda haber acumulado en las paredes, que reduce drásticamente el rendimiento de la nevera.

Finalmente, se recomienda también, en la medida de lo posible, llenar al máximo la nevera, porque si está muy vacía a la hora de abrirla se pierde más energía que si está llena. Una opción para mantenerla llena es poner botellas de agua, que se pueden sacar de la nevera cuando se necesite el espacio para colocar otras bebidas o alimentos.

Bueno y estos son los principales consejos para el ahorro energético del día a día…¿Tienes algún consejo más?

Estaremos encantados de escucharte!

      Dejar comentario