Cómo limpiar una Chimenea

Las chimeneas siempre han sido importantes en nuestras casas como forma de calefacción en las temporadas de frío, y también son un elemento importante de la decoración de la casa. El problema es que requieren bastante trabajo para mantenerlas limpias y en buen estado, especialmente las chimeneas de leña.

Si no se limpian regularmente, las chimeneas pueden obstruirse con el tiempo y causar problemas de calefacción y de salubridad para las personas que la habitan.

Además, la mala limpieza de las chimeneas puede ser peligrosa, ya que puede provocar incendios.

Sin embargo con unos sencillos pasos, podemos mantenerlas bien limpias.

A continuación te explicamos cómo limpiar una chimenea con unos consejos de fácil aplicación para que limpiar la chimenea te resulte lo más fácil posible.

como limpiar una chimenea

Cómo limpiar una chimenea de leña y de gas

Antes de empezar a trabajar hay que vestirse con ropa adecuada, preferiblemente oscura, ya que se ensuciarán de todos modos, así que no vale la pena destrozar la ropa nueva.

También es aconsejable ponerse una mascarilla protectora, que te permitirá no inhalar humos tóxicos, y unas gafas protectoras que te permitirán trabajar sin riesgo de dañar la vista.

Limpieza del interior

Con el fin de limpiar la cavidad de combustión de una chimenea de leña, te recomendamos que limpies las paredes interiores con una esponja empapada en vinagre y agua a partes iguales

Lectura Recomendada: Cómo quitar manchas de grasa antiguas en el parquet

Deja que pase un par de horas y luego retira los restos de hollín con un paño seco. 

La limpieza de la chimenea de gas es más rápida: pasa un paño de microfibra húmedo por las partes que han quedado ennegrecidas y verás que en pocos minutos tendrás la chimenea como nueva.

Una limpieza con una manguera de alta presión puede limpiar la chimenea de forma más eficaz, así como productos limpiadores de chimeneas específicos como leños deshollinadores y las bolsas limpiadoras de chimeneas. No obstante, es importante tener cuidado de no dañar las paredes internas de la chimenea.

Si limpias la chimenea con regularidad, la suciedad no tendrá oportunidad de asentarse y será mucho más fácil quitarla. De esta forma evitarás que se produzcan incendios y podrás mantener tu hogar limpio y seguro para todos los habitantes.

Tuberías y conductos

Si se tratan de los conductos de humo, para llevar a cabo una perfecta limpieza del tiro de la chimenea de leña, lo mejor sería contactar con deshollinadores profesionales que suelen usar métodos mecánicos y químicos y evitar llenar la casa de hollín.

No obstante, puedes comprar el limpiador de tuberías adecuado y armarte de paciencia.

Para limpiarlos correctamente, primero tendrás que desmontar los conductos y luego pasar un cepillo de púas de un tamaño adecuado.

El gas deja menos residuos que la leña quemada y la operación no le llevará demasiado tiempo.

Frente de la Chimenea

La base de la chimenea suele ser de piedra. La superficie lisa de la base de piedra se lava pasando un cepillo limpiachimeneas duro empapado con : 

  • 1 litro de agua
  • 2 cucharadas de jabón de Marsella

Aclarar con un paño ligeramente humedecido y secar con un paño suave.

Para los marcos de madera

Necesitaremos:

  • una cucharada de aceite de oliva
  • el zumo de un limón

Exprime un limón y viértelo en el la mezcla. Añade la media cucharadita de aceite de oliva directamente en el recipiente de un pulverizador, y rocía un poco de la mezcla sobre la superficie a limpiar con un paño suave, realizando movimientos firmes y circulares.

El ácido del limón ayudará a reducir la grasa del aceite, por lo que la superficie de madera de la chimenea brillará sin estar grasienta.

Marmol

Los pasos a seguir son:

  1. Vierte el agua en un recipiente.
  2. Añade el bicarbonato, el alcohol y el jabón de Marsella.
  3. Remover bien hasta que el jabón se haya disuelto.

Pasa este «detergente casero» por el mármol con un paño de microfibra bien escurrido.

No te olvides de limpiar los cantos.

Una vez limpio, pasa un paño limpio y seco por toda la superficie del mármol para eliminar el exceso de humedad y evitar que se formen manchas.

Para terminar, utiliza un pulverizador con agua limpia para dar brillo al mármol. Deja actuar durante 5 minutos y luego limpia con un paño limpio y suave.

Pasos para limpiar una chimenea de leña

A continuación te mostramos unos pasos para limpiar chimeneas de leña:

  1. Prepara el frente de la chimenea con una lona o toalla, cartones o plásticos para evitar se manchen el suelo y los muebles. Ponte ropa adecuada y guantes. Recuerda esperar a que esté completamente apagada y fría para empezar a limpiar.Si tiene puerta de crital, déjala abierta.
  2. Quita toda la ceniza con un rastrillo o una pala y vacíala en una bolsa de plástico.
  3. Limpia a fondo las paredes interiores con un paño humedecido en agua jabonosa tibia, utilizando movimientos circulares o con un cepillo de púas si se trata de una chimenea de obra o ladrillo. Aclara con agua limpia y seca con cuidado.
  4. Para limpiar los conductos de humo, lo más aconsejable es contactar con un deshonillador profesional cualificado para que realice esta labor.
  5. Limpia la parte exterior de la chimenea con un paño limpio y seco.
  6. Por último, limpia el cristal de la puerta con agua jabonosa tibia y acláralo con agua limpia para que quede perfectamente limpio.

Otros consejos para mantener limpia la chimenea

Para eliminar la ceniza de la chimenea, puede usar una aspiradora de mano.

Para facilitar la eliminación de las cenizas, esparce de vez en cuando un puñado de sal gruesa sobre la leña quemada.

Esto reducirá el volumen de hollín (y, por tanto, de humo) y facilitará la limpieza de la chimenea una vez apagada.

Después de retirar la mayor parte de la ceniza, extiende posos de café húmedos en la base de la chimenea y, con una escoba y un recogedor, recógelo todo: la humedad de los posos de café evitará que se levante el molesto polvo de ceniza.

Aspira la ceniza restante.

Lectura Recomendada: 7 braseros eléctricos de bajo consumo

Deja un comentario